Qué es una prueba de alergia PDF Imprimir Correo electrónico

Qué es una prueba de alergia?

Si es alérgico, usted está reaccionando a una sustancia en particular. Cualquier sustancia que pueda ocasionar una reacción alérgica se denomina alérgeno. Para determinar cuáles son las causantes específicas de sus alergias, su alergologo/inmunólogo hará unas pruebas efectivas y seguras en su piel, o a veces en la sangre, con diminutas cantidades de los alérgenos que por lo común son las causas de los problemas.

Las pruebas de alergia están diseñadas para reunir la información más específica posible con el objetivo de que su médico determine a qué es alérgico usted y le suministre el mejor tratamiento.

 

¿Quién debe someterse a una prueba de alergia?

  
Los adultos y los niños de cualquier edad con síntomas que indiquen que podría tener alergia. Los síntomas de la alergia son:

  • Síntomas respiratorios: picor en los ojos, la nariz o la garganta; congestión nasal, goteo nasal, ojos llorosos, congestión de pecho o respiración sibilante
  • Síntomas cutáneos: urticaria, picazón generalizada o dermatitis atópica
  • Otros síntomas: anafilaxis (reacciones alérgicas severas que ponen en peligro la vida), síntomas abdominales (calambres, diarrea) siempre después de ingerir ciertos alimentos, reacciones a picadas de insectos distintas a una hinchazón localizada en el lugar de la picada.

Por lo general, los alérgenos inhalados como los ácaros del polvo y el polen en los árboles y la hierba producen síntomas respiratorios y las alergias por ingestión (de alimentos) producirán síntomas cutáneos o gastrointestinales o anafilaxis, pero ambos tipos de alérgenos (ingeridos o inhalados) pueden ocasionar toda una gama de síntomas alérgicos.

 

¿Por qué motivos se deben efectuar pruebas de alergia?

 
Para que usted pueda controlar los síntomas de alergia, su alergologo/inmunólogo primero debe determinar la causa. Por ejemplo, no tendrá que librarse de su gato si usted es alérgico a los acaros del polvo pero no a los gatos.

Las pruebas de alergia proporcionan información específica concreta sobre las sustancias a las que usted es alérgico y a las que no. Una vez identificados los alérgenos específicos que ocasionan los síntomas, usted y su médico pueden trazar un plan de tratamiento destinado a controlar o eliminar los síntomas. Al tener bajo control los síntomas de la alergia, su vida mejorará notablemente. Podrá dormir mejor porque tendrá menos congestión, no estornudará ni tendrá que soplarse la nariz constantemente durante el día, tendrá más capacidad para hacer ejercicios y controlará mejor la dermatitis atópica (eczema). Estas son algunas de las mejorías que logrará con un plan de tratamiento para la alergia.

 

¿De cuáles alérgenos me harán pruebas?

  
Por el diagnóstico de su médico, usted sabe que uno o más alérgenos están provocando la reacción alérgica: picazón, inflamación, estornudos, respiración sibilante u otros síntomas. Los síntomas tal vez están causados por uno de estos alérgenos comunes:

  • Productos de los ácaros del polvo (insectos diminutos que no se ven a simple vista) que habitan en su hogar;
  • Proteínas de animales con pelaje, que se encuentran en las secreciones cutáneas (caspa), saliva y orina (en realidad no es su pelaje);
  • Moho dentro de su hogar o en el aire exterior;
  • Polen de árboles, césped o hierba; y
  • Excrementos de cucarachas.

Las reacciones alérgicas más graves pueden ser causadas por:

  • El veneno de las picadas de abejas, avispas, véspulas, hormigas bravas y otros insectos;
  • Alimentos;
  • Látex de caucho natural, como el de los guantes o globos; o
  • Fármacos, como la penicilina.

Todos estos alérgenos suelen estar constituidos por proteínas. Las pruebas de alergia determinan a cuáles usted puede estar reaccionando.

Los extractos de alérgenos o vacunas usados en las pruebas de alergia se elaboran comercialmente y están estandarizados según las normativas de la Dirección de Alimentos y Medicinas (FDA) de los Estados Unidos. Su alergólogo/inmunólogo está capacitado para efectuar pruebas seguras de alergia a las sustancias arriba mencionadas usando los extractos de alérgenos.

 

Tipos de prueba de alergia

Técnica de puntura: La técnica de puntura consiste en introducir una pequeña cantidad de alérgeno en la piel mediante un pequeño pinchazo a través de una gota del extracto de alérgeno. Si tiene una alergia, los alérgenos específicos a los que usted es alérgico causarán una reacción en cadena en su organismo.

Las personas con alergias tienen un anticuerpo alérgico llamado IgE (inmunoglobulina E) en el organismo. Esta sustancia química, que sólo se encuentra en alérgicos, activa unas células especiales llamadas mastocitos, los cuales liberan unas sustancias químicas llamadas mediadores, como la histamina, que causa enrojecimiento e inflamación. Con las pruebas, esta inflamación sólo tiene lugar en los puntos donde se introdujo la diminuta cantidad de alérgeno al cual usted es alérgico. De este modo, si tiene alergia al polen de ambrosía pero no a los gatos, el punto donde el alérgeno de la ambrosía tocó su piel se inflamará y picará un poco, formando una roncha del tamaño de una moneda de diez centavos. El punto donde el alérgeno del gato entró a su piel permanecerá normal. Esta reacción se produce rápidamente en su organismo.

Los resultados de las pruebas están listos a los 15 minutos, así que no tiene que esperar mucho para descubrir qué es lo que le causa alergia. Y no tendrá otros síntomas, aparte de una ligera inflamación y pequeñas ronchas en el lugar donde se hizo la prueba, las cuales desaparecen en 30 minutos.

Prueba de desafío: Es la introducción de pequeñas cantidades del alérgeno sospechoso por vía oral, inhalada u otras vías. Salvo cuando se trata de alimentos o medicamentos, rara vez se efectúan las pruebas de desafío. Cuando se hacen, deben ser controladas con mucha atención por un alergólogo/inmunólogo.

Análisis de sangre (RAST): En ciertas ocasiones su alergista/inmunólogo hará un análisis de sangre llamado RAST (radioalergosorbente). Como en esta prueba hay que sacar sangre, es más costosa y los resultados no están tan rápido como en las pruebas cutáneas. La prueba RAST por lo general sólo se usa en casos en los cuales no se pueden hacer pruebas cutáneas, como en el caso de los pacientes que toman determinados medicamentos o aquellos en los cuales la condición de su piel pueda interferir con una prueba cutánea.

Hay otros tipos de prueba de alergia que la Academia Americana de Alergia, Asma e Inmunología considera inaceptables, entre ellos: kinesiología aplicada (pruebas de alergia mediante relajación muscular), pruebas de citotoxicidad, autoinyección de orina, titulación de la piel (Método de Rinkel), exámenes de provocación y naturalización (subcutáneos) o provocación sublingual.

 

¿Quién puede someterse a una prueba de alergia?

 
Se pueden someter a pruebas de alergia los adultos y los niños de cualquier edad. Como todas las personas no reaccionan igual a distintos alérgenos, su alergista revisará su historial médico para determinar qué prueba es la adecuada para usted. Algunos medicamentos pueden interferir en las pruebas cutáneas. En particular, los antihistamínicos pueden inhibir algunas de estas reacciones a las pruebas cutáneas. Se aconseja suspender su uso 3 a 5  días antes de realizar la prueba en la piel.

 

Cuándo se debe ver a un especialista en alergias y asma

 
Las pruebas de alergia efectuadas por un alergólogo/inmunólogo pueden ser útiles en pacientes con anafilaxis (reacción alérgica sistémica), asma, neumonía alérgica, conjuntivitis, tos, dermatitis, alergia a medicamentos, alergia a alimentos, alergia a insectos, rinitis, sinusitis, urticaria y angioedema